3 consejos rápidos para vender tus ideas a cualquiera

Por David Valois.

 

Hace años algo esto me cambió…

Cuando empecé con mi proyecto en Internet conocí a un genio que formaba vendedores.

A este genio le conocí en un hotel de Berlín. El estaba allí formando un equipo de vendedores de una multinacional alemana. Yo tenía un proyecto que presentar a un importante cliente (antes de dedicarme 100% a mi actual proyecto) y coincidí con él y el equipo de vendedores en el hall del hotel.

No me acuerdo por qué pero empezamos a hablar sobre ventas y me dio la gran idea. La idea que deberían adoptar todos, desde directores hasta becarios: Que se dediquen todo un año en cuerpo y alma a vender.

Es la mejor escuela para triunfar.

Y lo hice. Leí todo sobre el tema y realicé cientos de llamadas y presentaciones. La mayoría era a través de Internet, pero igualmente eran ventas.

Y este genio se confundió.

Porque no necesite un año. A los dos meses, por primera vez, conseguí una financiación importante para mi proyecto. Y luego llegaron más y más… ahora ya puedo decir que soy un vendedor bastante bueno.

¿Sigues creyendo que no todos viven de vender algo?

Mira, desde un fabricante de coches, hasta un médico, pasando por el informático que intenta convencer de un cambio a su cliente, deben entender que son vendedores.

¡Pero si tienes que vender hasta para decidir qué película quieres ver en el cine con tu pareja!

Por eso voy a darte 3 consejos rápidos para vender tus ideas a los que te rodean:

 

1- ¡Comunícate en exceso!

Habla y pide opiniones. Toda interacción va a tu favor, aunque lo primero sea un no.

2- Piensa si sonríes lo suficiente

Ya sé que hay mañanas en que no te apetece sonreír. Pero una sonrisa desarma a tu interlocutor… pero lo mejor es que esa sonrisa te afecta a ti más. Contagias tu interior porque si sonríes te dices: estoy contento y soy el mejor. Y automáticamente lo eres.

3- Entrénate siempre imaginando escenarios

Cuando vas andando o cuando vas en el coche. Imagínate vendiendo. Vendiendo tu producto o servicio. ¿Qué objeciones pondrán? Entrénate y así tendrás todo el poder en el momento clave.  Así venderás hombres, mujeres, clientes duros, clientes huidizos, a personas razonables o a personas desquiciadas. Prevé.

Y recuerda, no necesitas ser el mejor vendedor. Con ser un poco mejor que el resto, destacarás. Y te vale con ensayar tus argumentos con antelación.

¿Crees que es demasiados sencillo? Pues funciona. .

Comprobado

Por tu éxito,

David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *