UN VIAJE DEL AUTOESTIMA AL AUTOAMOR

Desde que somos niños siempre nos enseñan que debemos tener “autoestima”, que esto nos fortalece, que nos ayuda a ser mejores personas, incluso que es la formula mágica para tener éxito en la vida.. pero.. ¿No te parece que esto no es suficiente?

Hace poco asistí a un taller llamado “Inteligencia emocional y motivación” dictado por el Psicólogo y Profesor de filosofía en Mendoza, Argentina, José Martín, donde se realizó un debate sobre este tema que me llamo mucho la atención, haciendo la siguiente reflexión:

“¿Que tal si al final del día llegas a casa con tus seres queridos, esposa, pareja, hijos… Y le das un gran abrazo de esos quiebra huesos, diciendole que le estimas mucho?, ¿Seria lindo?… No sé… Parece lo más bajó en la escala de querencias o de amores…”

Ahora bien, partiendo de este punto, vamos a verlo personal.. si te lo dices a ti mismo, ¿Es correcto llamarlo autoestima?, Para esto quisiera recurrir a la definición de algunos términos según la Real Academia Española:

Autoestima: “Cariño que se siente por algo o por alguien y consideración o valoración positiva que hace por alguien o por sus cualidades, buenas acciones”. Por lo tanto, la autoestima es el aprecio o consideración que uno se tiene a si mismo.

Amor: “Es el sentimiento de vivo afecto o inclinación hacia una persona a la que se le desea todo lo bueno”.

Viendo estos conceptos, ¿será suficiente tener autoestima?… Ojo, no queriendo decir que esto este mal, ¿Pero no será necesario empezar a tener en nuestro sentir esa FUERZA VIVA por la que me deseo todo lo bueno, todo lo que me haga sentir bien?.

El Dr. Jaime Leal, en la segunda edición de la revista 100% positivo escribió un artículo que vale oro, tal como lo dice su nombre “Un paso previo a la regla de oro”, donde nos invita a modificar la premisa popular de que “tratemos a los demás como nos gustaría ser tratados” por empezar a “tratarnos a nosotros mismos como desearíamos ser tratados”. Más allá de esto, incluso nos dice “¿Cuántas veces, por ejemplo, te has dicho algo bueno el día de hoy?; Si vas caminando y te golpeas con un mueble, ¿Qué te dices?, ¿Te maldices o te atiendes?. ¿Si súbitamente se te derrama el café en tu pantalón nuevo?, ¿Qué te dices?…” Y así podríamos poner un sinfín de ejemplos.

Lo importante es empezar a realizar un viaje desde la autoestima hacia el autoamor, y con pequeños hábitos podremos empezar a modificar nuestra autovaloración, recordando que nosotros primero hacemos los hábitos, luego, ellos nos hacen a nosotros. Por mencionar algunos:

¿Sabías que la persona con quién más hablas es contigo mismo?, El autodialogo es muy importante… ¿Cada cuánto te dices cosas lindas?… Hoy es un gran día ¡Vamos a comernos el mundo!, ¡Pero que guap@ estás hoy!, ¡Vamos! Da el primer paso para conseguir eso que deseas!, O la mejor de todas… ¡Me amo profundamente, me aceptó tal y como soy!.

Muchas veces esperamos que estos elogios y palabras lindas vengan de afuera, pero… ¿Qué tal si te lo dices mirándote a los ojos en el espejo? Seguramente despertarás un brillo especial en ellos y después no querrás dejar de hacerlo.

Dedícate tiempo, felicítate, date un gran abrazo por esos pequeños logros diarios, date un baño de esos que te dejan como nuevo, hazte una limpieza facial, la manicura, maquillate lindo, usa esa ropa que tienes para ocasiones especiales en un día normal.

¡Prémiate!, Cuando nuestros hijos salen bien en la escuela o cumplen sus deberes les premiamos con un helado, una salida al parque o si es posible le compramos algo que llevan tiempo esperando… ¿Cuándo fue la última vez que compraste tú perfume favorito o qué comiste tu plato preferido? ¡Tu esfuerzo también lo vale!

Vive como rico aunque aún no lo seas, camina con la frente en alto, cuando saludes da un apretón de manos contundente mirando a la otra persona a los ojos con una  sonrisa inspiradora, prepara la mesa como si viniera el presidente aunque vayas a comer solo, ¡Muestra una actitud positiva y ganadora ante el mundo!, Bebe de vez en cuando un buen vino, ve al cine, comparte con tus amigos, administra mejor tu tiempo, valora a tus seres queridos y muestrale tu amor también a ellos.

Con esto no se quiere decir que la vida sea siempre color de rosa, debemos vivir nuestras emociones y sentimientos a plenitud, pero no te quedes a vivir en ellos, debemos reconocer aquello negativo para poder mejorarlo, esto es otra cosa. Aquí te estoy diciendo que emprendas ese viaje desde la autoestima hacia el autoamor, ¡Eso sí marcará una gran diferencia!, Después todo… Con la persona que pasas mayor tiempo eres tú mismo. Eres perfecto con tus imperfecciones, eres completo aún con tus carencias, mereces respeto, háblate bonito, mímate, agradece cada día, prémiate, llenate de amor, ese amor puro y sincero que solo tú mismo puedes darte.

 

¡DESBÓRDATE DE AMOR!

 

2 opiniones en “UN VIAJE DEL AUTOESTIMA AL AUTOAMOR”

    1. Bello amiga ojala esto se multiplicará.No.mr he olvidado solo ajustando algunas cosas ya tenemos la planificación ahora falta la ejecución continúa.Bella bendiciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *