LOS SUEÑOS EN LA CONFORMACIÓN FAMILIAR

Cavilando y meditando sobre el devenir de las circunstancias y sobre el transcurrir de nuestra existencia, y en particular, de nuestra convivencia familiar, se nos hace evidente la relación de que: Cuando la voluntad flaquea porque el espíritu se reblandece, el cerebro recurre a la memoria para evocar reminiscencias y revivir gratos momentos que restablezcan el ánimo.

Relacionamos el hecho de que: si hacemos uso de una herramienta mágica como lo es el soñar, “podemos elevarnos hacia el cielo y ver un mañana con luz, con felicidad. Y es que, soñar es maravilloso -nos decía Esmeralda Herrera Sánchez, en el 2001- cuando creemos que el sueño se va a convertir en realidad. Soñar es un regalo del cielo, que tenemos y que cuando queremos, lo alcanzamos. Basta tener en mente todos los días el sueño que queremos alcanzar, para poder obtenerlo. Tenemos el don de poder pensar, razonar, crear, planear y organizar nuestra vida de la mejor manera, porque, sencillamente, tenemos todo para triunfar y ganar”.

Remontamos nuestras reminiscencias hasta los últimos años de la década de los sesenta, cuando, ya instalados en nuestra actual residencia de las Casitas de Funda Táchira, en el Sector de Santa Teresa, habíamos tomado algunas previsiones para aguardar la llegada de nuestra segunda hija.

ANA, la madre, y la primogénita, EVA YAZMÍN se preparaban para la llegada de la criatura.

Un día siete de mayo, en las instalaciones del Hospital Central de San Cristóbal, vino al mundo una niña morenita, de frágil contextura y de vivos ojos negros que pronosticaban la viveza de su comportamiento al empezar a crecer. El alumbramiento fue atendido por un joven profesional de la medicina, el Doctor Oscar Santana -nada que ver con el cantante del mismo nombre-. El Doctor Santana, posteriormente fue Director del Hospital “Patrocinio Peñuela Ruiz” del Seguro Social, Institución donde EVELYN, actualmente presta sus servicios profesionales como Bioanalista.

Continuábamos con nuestros sueños de superación personal y de integración familiar: yo prestaba servicios  como Inspector Sanitario III en la División de Acueductos Rurales, en la Zona XVI de  Malariologia y Saneamiento Ambiental en el Táchira; en 1971 fui a realizar estudios de lingüística en la UNIVERSITY OF SOUTHERN MISSISSIPPI en U.S.A; luego viajé a San Fernando de Apure a laborar como Docente de la Cátedra de Inglés en el  Liceo “Lazo Martí” de esa localidad.

En 1972, todo el Grupo Familiar, compuesto entonces, por Ana Hilda, Eva Yazmín, Evelyn Yolanda, Ronald Abdel y Evene Yadira, nos radicamos en la Capital Apureña.

Todos los hermanos hicieron  sus estudios de educación preescolar, primaria, básica y la Primera Etapa de Educación Media en San Fernando. En 1982 retornamos al Estado Táchira, donde cada uno de ellos fue  adelantando su formación profesional en estudios de pregrado y posgrado en la UNET, la ULA y la UCAT para graduarse de Ingeniero Industrial, Bioanalista y Administradores-Contadores. Ana, la Matrona, también cumplió su sueño profesional al ejercer como Docente de Aula en la Educación Básica y graduarse en la UPEL como Profesora en Educación para el Trabajo.

Los sueños siempre estuvieron presente en los hijos; Evelyn Yolanda hacía gala de mucha viveza mental y de gran destreza física y manual; ayudaba a su hermana mayor a vestirse y a atar las trenzas de sus zapatos, le gustaban las actividades deportivas y formaba equipos de futbol con niñas mayores que ella; le gustó una enciclopedia escolar y aprendió a leer rápido para que se la comprara; inventaba viajes para las zonas rurales con sus amiguitas. En una ocasión, hizo alguna pequeña travesura, propia de su edad; cuando  la busqué para reclamarle, se escondió debajo de su pequeña cama. Al levantar la camita en vilo, ella exclamó fuertemente: ¡Uyy… King Kong!, lo cual hizo que la molestia se convirtiera en risas.

Los hijos de los hijos asimilaron los sueños de sus padres y de sus abuelos: la hija de Eva Yazmín es Ingeniero Ambiental y es orgullosa madre de la preciosa Dana Sofía; las hijas de Evelyn Yolanda: Bárbara Gabriela, es una aventajada estudiante de Medicina en la ULA, y Doriana Valeria, quien cursa estudios de Educación Básica, es deportista y se distingue por sus grandes dotes para la escritura de textos literarios y para el análisis de planteamientos de cualquier índole; los hijos de Ronald Abdel: Tiberio José, estudia Producción Animal en la UNET y Castellano y Literatura, en la ULA, y Carmen Cristina, una preciosa niña, muy creativa y muy habilidosa manualmente: las hijas de Evene Yadira: Mariam Alexandra, se está graduando de Arquitecto, en la UNET, y Mairén Andrea, estudia Odontología en la ULA.

La consolidación de tres generaciones familiares, sin duda, es la mejor demostración de que los sueños se hacen realidad, si anteponemos nuestra constancia y dedicación para lograrlos.

Soñar vale la pena, pero los sueños deben ir acompañados de Fé, de ilusión, de esperanzas y de optimismo. Dios avala los sueños de cada quien, si los mismos están desprovistos de odio, que es una de las plagas que destruyen la humanidad, porque impiden la sana convivencia, el desarrollo y la prosperidad de los pueblos.

 

DIOS BENDIGA A NUESTRA SOÑADORA FAMILIA

 

San Cristóbal, 28 de Junio de 2018

 

LA AVENTURA DE SER EMIGRANTE

No quisiera aburrirlos con historias tristes y hablar mas de lo mismo a las personas que alguna vez les toco emigrar, hay muchas maneras de emigrar no sólo de país, sino de sentimientos, de espacios, de lugares, de momentos, de situaciones, ya que cuando decidimos tomar un nuevo camino, cambiando nuestra zona de confort por algo que creemos que saldrá mucho mejor, tenemos que llenar una maleta con experiencias y conocimientos para emprender un nuevo camino. Hace unos días pude hacer una reflexión con respecto a la situación especifica de ser un inmigrante en otro país, y me hice una pregunta, soy una inmigrante buscando nuevas posibilidades en otro país para mejorar mi situación? o me toco ser una presa en otro país?, y no hablo de aquellas personas que deciden tomar un camino de la mano de posibles compañeros de vida, que te brindan oportunidades y luego se aprovechan de tu situación quitándote los papeles y explotándote de todas las maneras posibles, de esos muchos casos, pero no es el mio; hablo que cuando de repente eche un vistazo a mi alrededor, y me di cuenta que a medida que va pasando el tiempo aunque se abren puertas y nuevas oportunidades para mi y mi familia, me di cuenta que estaba en un lugar completamente sola, entendiendo otras costumbres, otros dialectos y hasta otras maneras de interpretar mis oraciones; porque aunque hablemos todos el mismo idioma las palabras cambian y las circunstancias también; pues si, me sentí presa en otro país, sentí que no podía ver a mi familia, a mis amigos, que no podía visitar los lugares que me gustan, al simplemente no poder pasear con mis hijos en esos sitios favoritos a los que solía ir, a pues bien, me encontré como si estuviera en una cárcel, ya que allí tienes comida, tienes vestido, tienes educación y posibilidades de salir o no adelante, ser parte de un grupo de personas que quieren cambiar su vida o no, pero con la única diferencia que yo hice todo en mi vida para no estar presa, estudie, me forme, tenia el trabajo soñado, estaba en el mejor lugar del mundo y de repente poofff todo se esfumo, y que fue lo que hice para llegar aislarme de mi mundo? pues pensé también, bueno yo soy de esa porción de la población que no se conforma con lo que le toco vivir, y en mi pequeño mundo en el cual me encuentro ahora, no me resigne con solo sufrir por las circunstancias adversas que me toco vivir en este viaje, al querer tener una vida mejor.
Pues bien, entendí que me transforme y que la vida que soñamos puede hacerse realidad, sólo si te enfocas en las cosas buenas que pasen, aunque sea una sola de esas 100 que ya te toco vivir que no fueron tan buenas, aprovechar cada oportunidad que te da la vida para agradecer por el lugar donde estas y las personas que te acompañen, entendí que soy dueña de mi vida, y que todo lo que me proponga lo podré lograr, ya que sin muchos conocimientos del país al que me toco llegar, logre nuevamente en muy poco tiempo hacer que la gente creyera en mi, siendo extranjera y sin que nadie me conociera; se que estoy abriendo una puerta donde el mundo esta ahí, dispuesto y pleno para que yo disfrute de él, y que cuando ya este preparada iré nuevamente a mi lugar favorito, y pasare por ese sitio especial recordando todo lo difícil que me toco vivir y  como me pude hacer resiliente para que mi pasado no sea tormentoso, sino saber que aprendí tanto de mis errores y circunstancias y se cual es el camino, ya que mis caídas nunca serán señales de derrota al contrario será el intento fallido que me muestre que ese no es el camino que debo tomar para llegar a mi meta, hoy me siento emocionada, feliz, plena y capaz de llegar a motivar a quien sea que siga adelante, que no importa la circunstancia, porque empece este articulo con una reflexión de saber que no somos inmigrantes solo de lugares, cuando no nos sentimos bien con una pareja emigramos, cuando no nos sentimos bien con un trabajo emigramos, cuando no nos sentimos bien con una ropa emigramos, o con la vivienda que tenemos, o con el vehículo soñado emigramos, entonces somos inmigrantes que sin querer nos adaptamos a nuevas personas, lugares, situaciones y momentos que nos permiten estar en mejor situación económica, sentimental, laboral,  de confort, atrevete a salir de esa zona en donde te sientes totalmente estable, pero infeliz, atrevete a cambiar tu futuro, a hacer que tus sueños se hagan realidad, sólo necesitas descubrir que es eso en lo que te destacas para que tus energías vayan enfocadas en lo que quieres lograr. Se les quiere.